Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

¡Tú tienes la culpa de mí!Es una forma muy cómoda de defenderse. Elimina toda responsabilidad sobre los daños ocasionados por nuestra propia conducta, y por supuesto, no exige esfuerzo alguno, porque, ¡la culpa de que yo haga algo malo es de otro! Es un arma frecuentemente utilizada en el matrimonio, y tristemente ocasiona resentimientos y alejamiento en la pareja, que con el tiempo dificulta seriamente una reconciliación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *