Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Y con esta frase justificamos el aferrarnos a las peores actitudes o a un interminable discurso con nuestro cónyuge, tratando de convencerlo de la veracidad de nuestro punto de vista.

Lo peor es que lo más probable es que en realidad SÍ tengas la razón. Podría ser que tu queja esté perfectamente justificada y que incluso haya muchas personas que estén de acuerdo contigo.

Pero, siendo reales, comprobamos una y otra vez que el tener la razón no trae la felicidad. Efectivamente, es muy molesto que tu esposo no te ayude más con las cosas de la casa. Es desesperante que tu mujer no se esfuerce más por llevarse mejor con tu familia… Es cierto, tienes RAZÓN. Y lo ideal sería que cambiara, ¿no es verdad?

Se nos ha dicho que parte de nuestras funciones conyugales es promover que nuestra pareja mejore como persona. Entonces, como superhéroe con causa, nos vamos contra el otro, para “ayudarlo”.

Y empezamos a reclamar, a sermonear, a dar ejemplos que ilustren lo que queremos que el otro, por fin, entienda.  Nos enojamos, y lo etiquetamos como “poco involucrado”, “desinteresada”, “distante”, etc. Y, años después nos sorprendemos discutiendo por lo mismo, pero comprobando que ahora nuestra relación está más dañada que antes.

HAGAMOS LO QUE FUNCIONA. Si ya tienes tiempo tratando una misma estrategia y todo sigue igual, intenta esta: Define una meta concreta y accesible. Por ejemplo, salir con amigos una vez cada 15 días, o aceptar UNO de los “pequeños” defectos del otro, que tanto nos desespera. Y haz que suceda, sin quejas y con entusiasmo.

Por supuesto, es indispensable saber distinguir entre lo que podemos modificar y lo que no. La aceptación es un ingrediente clave para que esto funcione. Hay cosas que  nunca cambiarás de tu cónyuge. Así lo(a) elegiste. Deja de tratar de hacerlo(a) otra persona, a pesar de lo increíblemente molesta que puede ser esa característica…

No se necesitan “palabras mágicas” o “pociones especiales” para lograrlo. La convicción de que la relación permanecerá a pesar de dificultades y la certeza de que sólo con amor, paciencia y entrega se solucionan las diferencias, serán las características del proyecto que garanticen su éxito.

__________________________________________________

Pregúntale a Mónica © Prohibida su reproducción. Febrero, 2009


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *