Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Episodios (Podcasts)

Episodios – Podcasts

Para la gran mayoría de los padres, es un gusto ayudar a un hijo, no importa de qué edad. Sin embargo, es bueno que vigiles cuánta ayuda y de qué tipo le estás dando a tu hijo adulto, pues podrías causarle un daño, sin desearlo.


Nadie quiere ser una víctima. Sin embargo, hay ocasiones en que una persona puede “estacionarse” en este papel por razones muy claras. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Escucha este episodio!


Como le sucede a cualquier adulto, los hijos pueden pasar por etapas normales de desmotivación académica o personal. Sin embargo, hay que vigilar que este estado de ánimo no sea síntoma de algo más serio.


Página 30 de 298« Primera...1020...2829303132...405060...Última »

Como todos los crímenes cometidos a un menor de edad, el abuso sexual es infame e inhumano. El pedófilo busca someter; establecer poder y control sobre su víctima. De ahí que los pequeños tarden años en denunciar lo que les han hecho. Para reducir la probabilidad de que uno de nuestros hijos sufra de este crimen, así como para conocer algunos indicadores de que un niño está siendo abusado, escucha este programa.


El fallecimiento de un cónyuge es siempre difícil. No hace diferencia cuántos años estuvieron juntos o la calidad de la relación. Es un pedazo de nuestra historia que termina y nuestra vida nunca volverá a ser la misma. Siempre se vive un duelo, pero también, con mucha frecuencia, la necesidad de no estar solo, surge con gran fuerza. ¿Es una buena idea para los viudos el tratar de iniciar una nueva relación? En este episodio se proponen algunos puntos a considerar.


Siempre hay una o más personas tóxicas a nuestro alrededor. Puede ser un pariente, un amigo o hasta un compañero de trabajo. Sus comentarios hirientes, negativos o derogatorios infectan el aire que respiramos y después de estar con ellos, acabamos emocionalmente agotados, con efectos que pueden durar hasta varios días. Por esta razón es importante aprender a detectarlos, para después encontrar mejores maneras de relacionarnos con ellos, para no sufrir tan intensamente el impacto de su compañía.


«¡No tienes derecho a revisar mis cosas!» ¿Hasta dónde verdaderamente tenemos derecho, o no, para buscar «evidencia» de algo que nos preocupa? ¿Hay circunstancias en donde esto es válido o siempre está mal que lo hagamos? Antes de decidir hacer algo así, es importante que tengamos claro los criterios en los que nos basaremos para investigar más a fondo las actividades, espacios o pertenencias de nuestros seres queridos.


Después de muchas décadas de lucha constante, hemos llegado a un punto en el que la mujer puede, tranquilamente, votar, elegir una carrera, desarrollarse en un buen trabajo, criar a una familia… parece verdaderamente tenerlo todo. Entonces, ¿por qué los estudios reportan que un gran número de mujeres no se sienten más felices que las mujeres de los años 50s?


Ojalá todo lo bueno y lo malo fuera claramente bueno o claramente malo. Pero sabemos que en muchas ocasiones las circunstancias nos hacen dudar sobre cuál camino es el mejor para seguir adelante. Puede haber muchas maneras de establecer lo correcto o incorrecto, pero en este episodio se proponen sólo algunos criterios para que sean un apoyo en el análisis de la situación, y poder definir lo que se hará posteriormente.


Es una forma muy cómoda de defenderse. Elimina toda responsabilidad sobre los daños ocasionados por nuestra propia conducta, y por supuesto, no exige esfuerzo alguno, porque, ¡la culpa de que yo haga algo malo es de otro! Es un arma frecuentemente utilizada en el matrimonio, y tristemente ocasiona resentimientos y alejamiento en la pareja, que con el tiempo dificulta seriamente una reconciliación.


Cuando dos personas tienen una relación, ya sea amorosa, de amistad, familiar o laboral, es lógico pensar que se presentarán diferencias y, si se quiere mantener contacto estrecho, cariñoso y/o productivo, es necesario aprender estrategias para lograr este objetivo. Requiere de ir más allá de uno mismo, de gran conocimiento del otro y de mucha aceptación. Pero siempre vale la pena trabajar por los vínculos valiosos de nuestra vida.


Hay posiciones que merecen respeto en sí mismas: las figuras de autoridad, por ejemplo. Y sabemos que todo ser humano DEBE ser tratado con respeto. Pero también sabemos que en muchas ocasiones una persona es tratada con más deferencia que otra, que sus opiniones tienen mucho peso para un grupo determinado y que, en general, es admirada en el círculo en donde se mueve. ¿Cuál es su «secreto»? ¿Cómo podemos tener el respeto de los demás y por nosotros mismos?


Las palabras tienen mucha utilidad, no solo para la comunicación, sino también porque son la herramienta del pensamiento y la forma en que entendemos el mundo que nos rodea. También, el designar algo con un nombre específico, puede darle un giro positivo a una circunstancia que, con otra denominación, no lo tendría.  Es así como las palabras pueden tener un impacto directo en nuestro estado de ánimo y la actitud con la que enfrentaremos la vida.


Página 30 de 49« Primera...1020...2829303132...40...Última »

No hay nada que ponga más a prueba la paciencia de un padre, que un hijo haciendo una pataleta. No hay razonamiento que sea útil, no hay negociación que triunfe. Lo único que parece que tranquilizará al niño, será el salirse con la suya, lo que sabemos, asegurará que el pequeño (o a veces el ya no tan pequeño) incremente el mal comportamiento. ¿Qué hacer para no convertirse en el «nuevo Herodes»? ¿Cómo evitar que ocurran y cómo manejarlas adecuadamente cuando se presenten?


Con las estadísticas en contra, un segundo matrimonio debe trabajar con más ahínco para permanecer juntos. Idealmente, cuentan con el aprendizaje que les dejó la experiencia anterior, pero también se le presentan obstáculos que no existieron en su primera vez: hijos, excónyuge, una distribución distinta del patrimonio familiar. Todos estos factores tendrán un impacto en su relación. Como en el primero, dependerá de la pareja el salir victoriosa.


Es una época de cambio. Una etapa ideal para definirse como persona y empezar la construcción del propio destino. Estas son cosas positivas y deseables para todo joven. Entonces, ¿por qué es tan temida? ¿Por qué origina, en ocasiones, crisis y serios conflictos entre padres e hijos? El aprender lo más posible sobre lo que sucede durante la adolescencia ayuda a toda la familia a encontrar maneras de manejar mejor un momento crucial en la vida del futuro adulto.


Llevo años escuchando a madres de familia explicando cómo «sacrificaron su carrera» para quedarse en casa a cuidar a los hijos. Sinceramente me parece una visión limitada y que determina en gran medida la actitud con la que realizaremos una de las mejores ocupaciones que existen: la de formar individuos para ser personas íntegras, participando directamente en la creación de un mundo mejor. Quedarse en casa por unos años, es una elección que hacemos. No sacrificamos nada, escogimos un camino.


Llega una edad en que la cosa se complica. Nuestros hijos son adultos, llevamos muchos años de casados, somos mayores y nuestro cuerpo empieza a tener dolores e incomodidades en lugares que no sabíamos que existían. Y como además la rutina suele volverse agotadoramente monótona, tenemos que redoblar esfuerzos para mantener nuestra relación cercana y divertida. No nos confiemos. El tiempo juntos no es garantía de permanencia; siempre hay que hacer cosas nuevas y agradables para mantener la «chispa» viva en nuestro matrimonio.


Las acciones que tomamos en la formación de nuestros hijos, deben tener un objetivo claro, especificado antes de que empiecen a aplicarse en la familia. Cuando dirigimos la educación a una dirección concreta, es más fácil decidir qué hacer, qué decir y cuándo callar ante una conducta determinada de los hijos. La pregunta «¿Qué quiero que aprenda de esta situación?» es de gran ayuda.


Los accidentes automovilísticos son la primera causa de muerte entre adolescentes. Suelen, desde luego, tener una relación con la ingesta de bebidas alcohólicas. Es una de las maneras más absurdas de morir o de tener lesiones permanentes. Pero lo más asombroso es que son absolutamente prevenibles. Hablemos de algunos parámetros para educar a los jóvenes sobre el manejo del automóvil.


Para tener tranquilidad personal, así como orden en nuestras vidas, es necesario ejercer un adecuado nivel de control. De hecho el autocontrol es una de las características que distinguen a una persona madura de quien no lo es. Sin embargo, muchas patologías muestran una inclinación excesiva a querer controlarlo todo, tarea imposible, que deja al afectado y a quienes lo rodean, llenos de resentimiento y frustración. ¿Cómo saber si lo que hacemos es una conducta sana, o está llegando a la obsesión?


La gran mayoría de las veces creemos que las personas que más queremos saben lo importantes que son para nosotros. Damos por sentado que lo tienen claro y nos quedamos tranquilos pensando que interpretarán que nuestro trabajo, nuestras actitudes o los tonos que usamos expresan lo que significan en nuestra vida. Sin embargo, propongo lo siguiente: seamos claros, digamos «me importas» y hagámoslo saber. No dejemos duda acerca de lo que sentimos por los demás. No permitamos NUNCA que se dude del lugar que ocupan en nuestro corazón nuestros seres más queridos.


Todas las cosas que hacemos en la vida son reflejo de quienes somos y en lo que creemos. La forma en que trabajamos, en que nos comportamos con nuestra pareja y nuestra familia, y nuestras amistades, «dicen» algo de nosotros mismos. Es por este motivo que, analizando cómo son nuestros amigos, podremos conocer mucho de nosotros mismos también.


Página 30 de 42« Primera...1020...2829303132...40...Última »

Orientación e ideas para enfrentar y resolver problemas personales, de pareja o familiares, con la psicóloga Mónica Bulnes de Lara. Porque tu familia es lo más importante

Lista completa de episodios
Generación App
No Más Víctimas E-book
Sonríe Mamá