Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: actitud


El cambio de casa o incluso mudanzas más complicadas, como la transferencia a otro país, tiene un impacto personal y familiar muy importante, que hay que considerar para la adecuada integración de todos a una nueva vida. Los que se van y los que se dejan atrás, se ven afectados en diferentes formas. El estar preparados, pero sobre todo, una actitud positiva y emocionada ante la aventura, será lo que saque adelante a la familia.  


Como todos sabemos, la felicidad no está en un lugar específico, ni sucede a una edad determinada. La felicidad es básicamente, un estado mental, al que podemos llegar a fuerza de desearlo. Últimas investigaciones confirman que, a voluntad, podemos modificar la estructura misma de nuestro cerebro para lograr la actitud adecuada que nos permita disfrutar todo lo que nos rodea.  


Esta etapa tan natural en la vida de una mujer, no tiene por qué ser temida por cada persona que la conoce. Los famosos cambios de humor, los bochornos o súbitos cambios de peso… Algunos de los síntomas son francamente escalofriantes. Pero no hay manera de evitar pasar por la menopausia, por lo que es necesario recibirla con una actitud decidida y positiva. Si se toma como algo ineludible, pero totalmente controlable, podemos disfrutar al máximo esta época de madurez y gran autoconocimiento en nuestra vida.


La única manera de fomentar una actitud positiva, es forzando a nuestros pensamientos a ver el lado amable de cada circunstancia. A pesar de que nuestro primer impulso sea la crítica y el pesimismo, debemos hacer el ejercicio conciente de modificar este hábito, con el fin de que, poco a poco, crezca la comprensión del otro, la empatía por nuestros semejantes, y, por consiguiente, la paz interior que complementa la felicidad personal.  


Todos buscamos un solo objetivo en la vida: ser feliz. Y en la búsqueda de esta noble meta, a veces excusamos las conductas más egoístas, y más contraproducentes para lograr el mismo propósito que buscamos alcanzar. Los problemas de pareja, las dificultades con los hijos, los obstáculos en el trabajo, son excelentes oportunidades para estar un paso más cerca de la anhelada felicidad.


Con frecuencia creemos que la felicidad en nuestra relación, con nuestros hijos, con el resto de la familia y amigos, requiere de una modificación radical en nuestras vidas, pero la experiencia ha mostrado que el cambio de actitud es la diferencia fundamental que logrará que reencontremos el camino a una convivencia más feliz con quienes queremos.


«Si la vida te da limones, haz limonada». El camino a la felicidad se basa totalmente en la actitud con la que recibimos los acontecimientos que nos suceden diariamente. El manejo de los conflictos con la pareja, de las relaciones con nuestros hijos, de la planeación de nuestros proyectos personales. Todo se percibe de acuerdo con la actitud, ya sea positiva o negativa, con la que DECIDIMOS, ver la vida.


No son las circunstancias de la vida lo que la hace una vida plena y feliz, o deprimente y desesperanzada. Es la actitud con la que recibimos y manejamos las diferentes situaciones a las que nos enfrentamos, lo que determina nuestra visión del problema y el cómo lo solucionamos. Acompaña a Mónica Bulnes de Lara a tratar este tema a través de las preguntas de su auditorio.



Página 3 de 3123