Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: adicciones


¿Cuáles son las señales que me indicarían que soy adicto a algo? ¿A una sustancia, a un juego en el celular, a alguna conducta? ¡Escucha este episodio!


Hay personas que pueden consumir altas cantidades de alcohol con frecuencia y por un largo periodo de tiempo, y parecer que siguen manejando su vida de manera exitosa y sin problemas. Sin embargo, esto no dura para siempre… ¡No te pierdas este episodio!


Definitivamente las nuevas generaciones pasan mucho tiempo viendo una pantalla (celular, Tablet, computadora). ¿Cómo saber si tu hijo sobrepasa los niveles adecuados para su desarrollo?


Obviamente, las adicciones son un tema serio. Por lo mismo, no quieres acusar a tu hijo de ser alcohólico si no lo es, así como no quieres minimizar la situación si de verdad tiene un problema. Entonces, ¿cuáles son las señales de una adicción a las bebidas alcohólicas?


Un estudio ha encontrado la fuerza de los vínculos en el combate a la adicción. Cuando se sufre esta devastadora condición tenemos que conocer todas las herramientas que existen para recuperar el camino… ¡escucha este episodio!


¿No sueltas el celular? ¿Cuántas veces revisas tu Facebook? ¿Juegas sin parar una de las nuevas “apps” en el mercado? ¡Confiesa! Sufres de una adicción no tan diferente a las que comúnmente señalamos…


Se requiere del compromiso de los dos para superar adicciones y mantenerse rehabilitado. Esta es una tarea que no termina, pero que deja a la pareja más fortalecida y a cada uno con mayor conocimiento y con mejor manejo de sí mismo. Sin embargo, no hay que confiarse, pues la condición persiste: uno siempre será adicto y el otro codependiente, ¡cuidado!


En la gran mayoría de las ocasiones, la adicción es una condición que no se cura, sólo se aprende a controlar. La terapia de grupo es uno de los tratamientos que se ha comprobado como más efectivo para estos casos, y también el cambiar algunas de las conductas obsesivas por hábitos –también repetitivos, pero más sanos–. Pero nada de estas herramientas no servirán de nada si no empezamos con el más importante de los pasos: admitir que tenemos un problema.


Las nuevas tecnologías son fascinantes. Siempre hay aparatos nuevas que nos facilitan la manera de hacer las cosas. Sin embargo, la novedad y sus beneficios puede provocar que olvidemos que es sólo una herramienta que está a nuestro servicio y no somos nosotros quienes estamos a su disposición. Cuando dejamos a un lado nuestra vida personal y nuestras relaciones REALES por una convivencia virtual a través de máquinas, perdemos una gran parte de la esencia que nos define como personas.


Por más que lo deseemos, y pongamos TODO de nuestra parte para tener un matrimonio feliz y unido, hay factores que sencillamente impedirán que logremos nuestro objetivo, pues éstos no dependen de nuestro control y voluntad, sino de la integridad de nuestra pareja. Por ejemplo, adicciones, abusos y amoríos. Lo que sí podemos determinar, es si continuaremos o no con una relación que prácticamente está condenada al fracaso.