Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: cariño


Suele suceder que uno en la pareja es más afectuoso y hace más cariños físicos que el otro, y esto tiene el potencial de provocar problemas en la relación. En este episodio comento una perspectiva que espero pueda ayudar a la situación.


Son varias las características de una pareja con una sana, cercana y cariñosa relación, y ésta es una de las más importantes, por todo lo que representa. ¿Quieres saber cuál es? ¡Escucha este episodio!


Los frutos positivos de haber llevado una disciplina cariñosa, pero firme, cuando los hijos son pequeños, se empiezan a apreciar muy pronto en la vida familiar. Nunca es tarde, pero entre más temprano empieces… ¡mejor!


Todo padre de familia quiere ser el número 1 en el corazón de un hijo. Cuando tu pequeño se queda mucho tiempo bajo el cuidado de otra persona, es natural que tu hijo sienta cariño hacia ella; pero ¿prefiere estar con ella que contigo?


Cuando hablo de “apapachar de más”, no me refiero al sentimiento sino a la conducta. Por supuesto que siempre querrás a tus hijos con todo tu corazón. Es en la expresión de este amor donde a veces puedes equivocarte, pues puedes llegar a hacerles un daño formativo si exageras en la manera en que les demuestras cariño.


Una relación corre mucho peligro cuando uno o los dos en la pareja, se confían del estado en que está su matrimonio. Aunque creas que todo está bien, es indispensable que te asegures de expresar tu cariño de una manera en que sea clara para el otro. Así asegurarás alegría, cercanía y un mejor ambiente para, incluso, conciliar diferencias. Y les agradecemos mucho que, con su apoyo constante, luego de casi 7 años de vida del programa, hemos podido llegar a la ya impresionante cantidad de 600 episodios… ¡Y vamos por más!


Todo niño necesita de atención, cariño y cuidados. Esta es la base para desarrollarse de manera sana, física y emocionalmente. A pesar de que la gran mayoría de las personas recibe estos derechos, nunca ocurre de manera perfecta y hay todo un grupo de pequeños que sencillamente sufren de negligencia y carencias emocionales… ¿qué ocurre con estos casos?


Cuando tratamos temas familiares siempre hay un fuerte componente emocional. ¡Y es perfectamente normal! Pero hay momentos en los que tenemos que ser objetivos, al mismo tiempo que considerados de las necesidades de todos los involucrados. Cuando se trata de elegir el mejor lugar para que un abuelito se sienta acompañado, atendido y querido, la cosa se complica; ¿qué hacer? ¿El asilo será buena opción?


Después de un tiempo, todas las relaciones -de amistad, de pareja, de trabajo, familiares…- llegan a un punto de estabilidad que muchas veces se interpreta como “falta de cariño”, como un “ya no la quiero”. Los sentimientos intensos pueden ser cíclicos y pasajeros, por eso no deben ser la medida de las cosas. Es la historia compartida, el profundo conocimiento del otro, los hijos, el honor, la responsabilidad y el compromiso lo que debe entrar en la balanza al evaluar nuestra relación.


La gran mayoría de las veces creemos que las personas que más queremos saben lo importantes que son para nosotros. Damos por sentado que lo tienen claro y nos quedamos tranquilos pensando que interpretarán que nuestro trabajo, nuestras actitudes o los tonos que usamos expresan lo que significan en nuestra vida. Sin embargo, propongo lo siguiente: seamos claros, digamos “me importas” y hagámoslo saber. No dejemos duda acerca de lo que sentimos por los demás. No permitamos NUNCA que se dude del lugar que ocupan en nuestro corazón nuestros seres más queridos.



Página 1 de 212