fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: casarse


Dicen que la institución del matrimonio está muriendo. Las críticas son fuertes y en ocasiones es difícil debatirlas. Sin embargo las investigaciones siguen reportando las beneficios físicos y emocionales de las personas que están casadas.


Muchas investigaciones hablan de los beneficios de la vida en pareja, pero también se han encontrado puntos muy positivos para la persona cuando elevamos la relación a un nivel de mayor compromiso: el matrimonio. Este episodio va dedicado a quienes dudan de dar el paso, pero también es un llamado a no echarlo todo a perder…


Las expectativas irreales son una de las causas más frecuentes de los problemas en la relación de pareja. Es indispensable conocer – REALMENTE conocer – a la persona a la que has elegido para compartir tu vida. Para eso es necesario, antes de comprometerte, haber tenido un noviazgo de 2 años (en promedio), haber convivido diariamente y conocer su familia y sus amigos, de tal manera que puedas decidir con conciencia con quién te casarás; y olvidar aquella clásica idea de que «cambiará cuando nos casemos».


Nos llevamos bien, nos amamos y queremos estar juntos, ¿no debería ser suficiente para vivir bajo el mismo techo? El matrimonio parece sólo un trámite que no le agregará nada adicional a la relación de pareja. Sin embargo, en este episodio de Pregúntale a Mónica quisiera exponer para su consideración una perspectiva que pudiera ayudar a resolver la pregunta de «¿Para qué casarse?».


Estoy enamorado y soy correspondido… pero en realidad, ¿cómo puedo saber si estoy listo para casarme? Esta es una de las preguntas más importantes que podrás hacerte, pues su respuesta determinará tu destino para siempre. Así que SIEMPRE hay que cuestionarse si las condiciones están dadas para hacer de tu matrimonio, la aventura más emocionante y feliz de tu vida.


El firmar o no un contrato prematrimonial es un tema que provoca polémica, especialmente para la pareja que está planeando casarse y teme «arriesgar» sus bienes e ingresos en un proyecto que lo pudiera dejar repartiendo el fruto de su esfuerzo y trabajo de años. Como muchas herramientas legales, este instrumento es de gran utilidad para casos específicos y en otros es un obstáculo para un matrimonio duradero y feliz.


Este es un claro ejemplo de cómo nuestras predisposiciones puede empeorar terriblemente lo que tiene todo el potencial de ser una buena relación. Al casarte, estás sumando a tu vida toda una nueva familia que puede enriquecerla y con la que puedes contar como un círculo de apoyo más. Quitémosle a la familia política el falso estigma de ser fuente de discordia y alejamiento y empecemos a disfrutar de una convivencia positiva y cariñosa.


«Te acepto» es en general una frase que decimos al casarnos. Ya sea por el civil o religiosamente, la fórmula para hacer la ceremonia válida es que los esposos digan, cada quién en su turno, que libre y voluntariamente aceptan a quien está parado a su lado. Y es en esta frase donde reside uno de los factores que harán de esta relación un matrimonio feliz o no. ¿Estamos verdaderamente listos para ACEPTAR (con todo lo que implica) a nuestro cónyuge?


El compromiso es para toda la vida. Tooooda la vida. Eso es mucho tiempo. ¿No creen que vale la pena que sea algo divertido, cariñoso y cercano? La risa, el no tomarse tan en serio, la creatividad, hacen que la relación se renueve constantemente. El objetivo es que nos comportemos como personas agradables, con quien dé gusto estar. Por lo tanto, hay que preguntarse todos los días ¿Qué estoy haciendo YO para tener un matrimonio divertido?


Casarse es uno de los pasos más comprometedores de nuestra vida. Nuestra existencia cambia de manera tan drástica, que vale la pena hacer una “ceremonia” de despedida de la etapa anterior y “bienvenida” de la siguiente. Pero no hay que olvidar la seriedad de lo que estamos haciendo, y la importancia que tiene el significado que le demos a ese festejo.



Página 1 de 212