Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: circunstancias


Si permites que quienes te rodean o incluso tus circunstancias sean las que defina quién eres, estarás limitando las posibilidades de tu vida. Siempre recuerda esto: “Yo me defino”. ¡No te pierdas este episodio! #Yomedefino, #idefineme.


La soledad, como todo en la vida, tiene sus ventajas y sus complicaciones. Estas últimas pueden sentirse más difíciles si NO estamos solos por elección propia… Pero como finalmente de lo que se trata es de tener una vida feliz, hoy hablaremos de cómo lograrlo en estas circunstancias.


Lo hemos oído en repetidas ocasiones: “Nunca es tarde para cambiar”, pero a veces las circunstancias son tan abrumadoras que estamos convencidos que ya no hay vuelta atrás. Si te encuentras en esta situación, frente a ti se presentan dos opciones… ¿Quieres saber cuáles son? ¡No te pierdas este episodio!


Por supuesto, hay situaciones en nuestra vida que, por suerte o desgracia, nosotros no provocamos: algunas enfermedades, una catástrofe de la naturaleza, el estado de la economía mundial… Por otro lado, hay toda otra gama de circunstancias que nos ocurren porque nosotros fuimos construyéndolas, hasta que se nos vienen encima, con todos sus efectos y consecuencias. ¿Cómo debemos manejar cada una?


No siempre las cosas son como quisiéramos. A veces, por circunstancias que nosotros mismos construimos u otras que no provocamos (crisis económica mundial, un desastre natural, una grave enfermedad), nos vemos en medio de serios problemas y no encontramos una salida que nos permita construir la vida feliz que anhelamos. ¿Qué hacer?


Sucede cuando determinamos lo que podrá hacernos felices: un título universitario, vivir en otro país, tener determinado puesto, estar casado… Y una vez que tenemos definido lo que traerá consigo mucha felicidad, ponemos todos los obstáculos para no alcanzar esa meta, culpando de nuestra desgracia a las circunstancias que nos rodean. Es un círculo vicioso que logra justo el objetivo opuesto a lo que buscábamos: nunca somos felices.


El miedo es el más grande obstáculo al que nos enfrentamos en la vida. Por increíble que parezca, a veces preferimos quedarnos en una situación francamente mala, antes de decidirnos a hacer el esfuerzo que se traduciría en mejorar nuestras actuales circunstancias. Sin embargo, el cambio no necesariamente quiere decir que desecharemos lo que tenemos, sino algo más profundo: una transformación personal.


Ojalá todo lo bueno y lo malo fuera claramente bueno o claramente malo. Pero sabemos que en muchas ocasiones las circunstancias nos hacen dudar sobre cuál camino es el mejor para seguir adelante. Puede haber muchas maneras de establecer lo correcto o incorrecto, pero en este episodio se proponen sólo algunos criterios para que sean un apoyo en el análisis de la situación, y poder definir lo que se hará posteriormente.


Siempre hay que analizar las razones por las cuales nos aferramos a cierta circunstancia, haciéndonos sentir incapaces de dejar de pensar en eso, o de perdonar a alguien por lo que nos hizo o de sentir “amor” por alguien que nos ha tratado muy mal. Siempre se obtiene un beneficio de las conductas que repetimos, incluso las que evidentemente nos son destructivas. Identificar este beneficio nos permite poder controlar mejor la situación y así estar en el verdadero camino de superar un episodio de nuestra vida y dejarlo ir.


Hay circunstancias en la vida que nos obligan a elegir entre opciones que no son buenas, pero en ese momento debemos de escoger una con el fin de que la consecuencia sea el mal menor. Ni hablar. Debemos de trabajar para hacer lo mejor con la situación que estamos enfrentando. Siempre exigirá un esfuerzo de nuestra parte para salir bien librados, pero no tiene caso vivir lamentando lo que ya no es.



Página 1 de 212