Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: compromiso


“Sí quiero, pero…”. Todos queremos ser felices y tener una buena vida. De lo que no estamos tan convencidos es de lo que tenemos que hacer para lograrlo.


Nadie se salva. Una relación de pareja siempre tendrá temporadas extremadamente difíciles que de verdad pondrán a prueba tu capacidad de cumplir un compromiso. Aquí algunas reflexiones al respecto.


Muchas parejas pueden estar comprometidas, pero ¿viven en realidad la promesa que este estado significa? Para que el compromiso sea verdadero se requieren ciertas consideraciones que comentamos en el episodio de hoy.


Muchas investigaciones hablan de los beneficios de la vida en pareja, pero también se han encontrado puntos muy positivos para la persona cuando elevamos la relación a un nivel de mayor compromiso: el matrimonio. Este episodio va dedicado a quienes dudan de dar el paso, pero también es un llamado a no echarlo todo a perder…


Se requiere del compromiso de los dos para superar adicciones y mantenerse rehabilitado. Esta es una tarea que no termina, pero que deja a la pareja más fortalecida y a cada uno con mayor conocimiento y con mejor manejo de sí mismo. Sin embargo, no hay que confiarse, pues la condición persiste: uno siempre será adicto y el otro codependiente, ¡cuidado!


Quieres ser profesional. Quieres cumplir con tu trabajo con absoluta calidad. Todo lo que a ti te corresponde hacer, está hecho… Y de repente, un obstáculo: un colega o un cliente no responsables que no se comportan de igual manera y son informales. ¡Qué frustrante es no poder controlar todo el proceso para no tener estos disgustos! ¿Hay algo qué hacer?


Cuando adquieres un compromiso, no sólo es cuestión de cumplir con las responsabilidades que trae consigo, sino también, para hacerlo válido, es necesario tener una actitud de verdadera entrega. Hacer cosas de mala gana, o sencillamente sin amor o alegría, le resta autenticidad a lo que hacemos y con el tiempo daña irreparablemente a la relación. Cuando se hacen cosas sin amor, sólo “por obligación”, se nota en el ambiente familiar y no es nada agradable.


Nos llevamos bien, nos amamos y queremos estar juntos, ¿no debería ser suficiente para vivir bajo el mismo techo? El matrimonio parece sólo un trámite que no le agregará nada adicional a la relación de pareja. Sin embargo, en este episodio de Pregúntale a Mónica quisiera exponer para su consideración una perspectiva que pudiera ayudar a resolver la pregunta de “¿Para qué casarse?”.


Las decisiones importantes siempre provocan algo de miedo, ¡por supuesto! El sentirlo habla de que estás consciente de la importancia del paso que vas a dar y que lo estás tomando en serio. Dos aspectos fundamentales en las decisiones que nos cambiarán la vida. El único motivo para no comprometerse, es tener razones fundamentadas, objetivamente pensadas y valoradas. El miedo o cualquier otro sentimiento, no debe ser pretexto para dejar de hacer algo bueno.


El apetito sexual, es decir, el deseo de tener relaciones sexuales, es una característica que compartimos con el resto de los seres del reino animal. Sin embargo, nos distingue como siempre el ejercicio de nuestro raciocinio y voluntad para que, a pesar de las fluctuaciones normales debido a factores como la edad, el estrés, cambios hormonales, etc., podamos controlarlo para establecer relaciones comprometidas y duraderas.



Página 1 de 212