Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: deterioro de la relación


Se sabe que el divorcio es una de las situaciones que provocan más estrés y -potencialmente- daños importantes en la salud física y emocional, que pueden ser permanentes. ¿Cómo reducir sus efectos?


Por supuesto, puede haber circunstancias externas que contribuyan al deterioro de la relación, pero siempre he sostenido que es el comportamiento y actitud de cada uno en la pareja lo que determina la salud del matrimonio. En esta ocasión mencionaré algunas acciones que definitivamente te podrían nominar como el peor de los esposos, e impulsar el fracaso de tu relación.


Los casos ocurren en más número entre mujeres, aunque no es exclusivo de ellas: personas que son como esponja, verdaderos “barriles sin fondo”, demandando constantes muestras de cariño, exigiendo agradecimiento por lo que hacen por nosotros, chantajeando cuando sienten que no cumplimos con sus peticiones… Desafortunadamente, es una receta para el desastre en la relación de pareja.


Toda relación tiene momentos en los que el cansancio y la frustración provocan suficiente distanciamiento como para considerar terminarla. Si llegas a estar en una situación similar, es cuando, analizando lo que tienes y lo que puedes perder, debes preguntarte: ¿qué estás dispuesto a hacer por tener un matrimonio feliz?


Al principio de una relación todo es muy agradable y los defectos de nuestra pareja, si acaso le encontramos alguno, nos parecen pequeños y manejables… Con el matrimonio, y el paso del tiempo, la realidad se deja ver con claridad y lo que antes veíamos como algo sin importancia, adquiere un peso distinto y la relación empieza a tener problemas.


Parece evidente, pero a veces tenemos que decirlo claramente: NADIE tiene el control de tu vida. Es todo tuyo. Tú puedes decidir ser una persona autónoma, dueña de tu estado de ánimo, de la organización de tus actividades, de tu proyecto de vida. Es así como tú también optas por ser o sentirte sumiso o sometido ante tu cónyuge. Pero hay buenas noticias: poco a poco, puedes cambiar la dinámica de tu relación, para hacerla más equitativa, cercana y cariñosa.


Definitivamente no hay relación duradera que no sea impactada por la rutina, por la disminución de la pasión; por una temporada de poca emoción que, si descuidamos, pudiera hacerse permanente. Para lograr que la relación recupere vitalidad, es necesario estar vigilantes, ser detallistas y alegres, y recordar un par de aspectos que comentaremos en el episodio de hoy.


Con frecuencia se confirma el refrán que dice “Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”, pues es hasta que confirmamos que nuestra relación ha terminado, cuando empezamos a darnos cuenta de la gravedad de nuestras acciones y lo que acabamos de perder. Arrepentidos, deseamos que las cosas se arreglen… lo triste, es que en ocasiones es demasiado tarde.