Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: dinero


Hemos comprobado en diferentes «historias de la vida real» que el dinero no es sinónimo de felicidad. Eso lo sabemos como un hecho. Pero, por otro lado, ¡claro que es gran tranquilizador! Saber que habrá suficiente para comer, vestirse, médicos, divertirse, etc., ayuda a enfocar la vida desde un ángulo más positivo y optimista. Entonces, si no tenemos dinero, ¿podremos realmente ser felices?


Mi suegro siempre ha dicho una frase muy sabia: “Nunca prestes más de lo que estás dispuesto a perder”. Este es un buen parámetro para delimitar cuánto es que podemos darle a una persona que nos lo pide, sin afectar nuestros presupuestos personales. Sin embargo, hay otras consideraciones que necesitamos tener en cuenta para evitar tener un problema en el futuro. NOTA: EN ESTE ESPACIO NO HACEMOS PRÉSTAMOS DE DINERO, NI SOMOS ASESORES FINANCIEROS. Este es un podcast de apoyo personal y de familia, y en este episodio te ofrecemos algunas ideas y consideraciones que debes tener en cuenta si vas a prestarle dinero a alguien, para que no afecte tu economía ni el presupuesto familiar.


Por supuesto que en el matrimonio hay muchos temas en los que es difícil concordar las diferencias de la pareja, pero hay tres áreas en los que se ha visto, a través del tiempo y variadas investigaciones, que son los aspectos sobre los que discuten los cónyuges con más frecuencia; los tres poderes: hijos, dinero y vida sexual. Estos, y cualquier otro tema, deben aprender a manejarse de tal manera en que la relación se mantenga fuerte, cercana y cariñosa «hasta que la muerte los separe».


¡Lo hiciste muy bien, hijito! Toma 20 pesos… Esto, evidentemente, es un reforzamiento inmediato. Al parecer, motiva a que el pequeño repita la buena conducta y a ganarse el dinero haciendo lo correcto. Entonces, ¿POR QUÉ NO DEBE DE HACERSE? Las consecuencias de dar premios en efectivo son serias y negativas. Es importante conocerlas para evitar hacer un daño permanente en la formación de los hijos.


Es una gran fortuna el poder hacer, como parte de tu trabajo diario, lo que más te gusta. Pero también es importante recordar que el trabajo es muchas veces sólo un medio para obtener el dinero necesario para vivir. Y cuando un empleo o actividad legítima cumple este propósito, aún cuando no sea el “trabajo de nuestros sueños”, debemos realizarlo con gratitud y entusiasmo y encontrar otros momentos para hacer el proyecto personal que nos llena de satisfacción y por el cual sentimos verdadera vocación.


Todos sabemos que parte de la actual crisis económica mundial se dio por el crédito otorgado a personas comunes y corrientes. Y, la verdad sea dicha, este sistema es cómodo y conveniente cuando no se quiere cargar con efectivo para hacer las transacciones del día. Sin embargo, cuando tenemos poco cuidado con el registro de nuestras cuentas, podemos caer en un círculo vicioso del cual nos es muy difícil salir para volver a estabilizar nuestra solvencia económica. En el programa del día de hoy, se propone una sugerencia para remediarlo.


Los problemas de dinero son la causa de muchas discusiones familiares. Pelear o echar la culpa de lo que hizo o dejó de hacer nuestra pareja, o nosotros mismos, para evitar la crisis económica en la que te encuentras ahora, sólo aumenta el estrés y el alejamiento en la relación. La solución es ocuparse, más que preocuparse. En este programa, se proponen algunas ideas para ayudar a manejar de la mejor manera, este difícil momento.


Parece evidente, pero es increíble que gran parte de las familias no organizan su economía en base a un presupuesto. Es más sencillo de lo que parece, y es una muy práctica herramienta para que podamos ir prosperando en nuestra calidad de vida, además de enseñar a nuestros hijos a planear un futuro mucho más real, cuando saben manejar sus gastos de forma más inteligente.


La manera en que cada matrimonio maneja el dinero de la casa, es un asunto personal. Lo que funciona para unos, no necesariamente funciona para otros. Así que no es tanto la metodología, sino la actitud con la que la pareja está dispuesta a organizar su presupuesto. Si se mantiene en mente que son un solo frente, un equipo, todo funcionará sin problemas.  


Una mamá no tiene precio. Su labor trasciende mucho más allá del valor monetario que le demos a su función, pero, de acuerdo a un estudio, si tuviéramos que calcular el costo de los trabajos que realizan (enfermera, cocinera, maestra, lavandera, limpiadora, administradora, psicóloga…) su salario anual promedio podría llegar a casi los $ 140,000 dólares.  



Página 2 de 3123