Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: discusión


Todas las parejas tenemos un tema repetitivo de discusión, lo que nos deja sintiendo que siempre peleamos sobre lo mismo y, por eso, no mejora la relación. ¿Cómo manejar el “unitema”?


Es normal y hasta necesario tener desacuerdos con tu pareja, ya que es una de las maneras en que la relación se mantiene renovada. Sin embargo, si estas diferencias generan una discusión, ¿cuánto tiempo te dura el enojo?


Aunque no lo creas, el tema es lo menos importante; la manera en que ocurre y termina una fuerte discusión con tu hijo, determinará si el mensaje que trataste de trasmitir llegó a su destino. En este episodio comentamos algunas ideas al respecto. ¡No te lo pierdas!


Hay quienes discuten de manera efectiva, hay quienes lo hacen sólo para desahogar frustraciones y quienes prefieren no discutir; ¿cuál es tu estilo y qué repercusiones tiene en tu relación de pareja? ¡Escucha este episodio!


¿Qué consecuencias puede tener para la relación el que el drama sea la manera en que una pareja “funciona”? Este es el tema del episodio de hoy.


¿Te has descubierto constantemente siendo el árbitro de amigos, hermanos, colegas? ¿Sueles conceder a todos los deseos de tu pareja, incluso los más irracionales o equivocados, con tal de no provocar una discusión? Puedes tener características del conciliador, pero ¿esto es bueno o malo?


Todos podemos tener un mal día. Un momento en donde estallamos y decimos cosas que después lamentamos. Nos disculpamos, por supuesto. Sin embargo, el daño de esas palabras está hecho. Repararlo requerirá de… ¡Escucha este episodio!


Tomar partido o, lo que es lo mismo, apoyar y creer a uno de los involucrados en una pelea, tiene muchos riesgos. Ya sea que el problema exista entre una pareja, entre hermanos o amigos, puedo asegurarte que nunca tendrás la información completa de la situación, y corres el peligro de terminar con la relación que intentas defender… ¡cuidado!


Generalmente, las parejas que dicen tener problemas son las que suelen discutir todo el día. No importa el tema, insignificante o de gran importancia, los dos acaban gritando, diciendo cosas muy desagradables, lastimados y resentidos. Aquí no hay ganador. Los dos pierden mucho más que el argumento: la posibilidad de construir una relación fuerte y cariñosa que perdure por toda la vida.


Después de una discusión, suele suceder que por lo menos uno de los involucrados se sienta «la víctima» o «el ofendido» y por lo tanto espera que sea la otra persona la que inicie el proceso de reconexión. No tiene disposición de hacer nada que facilite la reconciliación, en sus ojos, es el otro el que cometió la falta, y por lo tanto, es a quien le corresponde hacer el trabajo necesario para mejorar la situación… ¿funciona esta estrategia? Mejor, empieza tú.