fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: dolor


Nadie quiere ser una víctima. Sin embargo, hay ocasiones en que una persona puede “estacionarse” en este papel por razones muy claras. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Escucha este episodio!


Muchas de nuestras conductas tienen su origen en algún dolor emocional, o se relacionan con nuestro estado emocional en un momento determinado. Saber identificar cuando un sufrimiento personal está afectando tu entorno es fundamental para poder salir adelante.


¿Qué te puede ayudar a mitigar el dolor que sientes cuando alguien te ha lastimado? En este nuevo episodio ofrecemos una perspectiva que podría ayudar… ¡no te lo pierdas!


Todos desearíamos que el sufrimiento no existiera. No es agradable y en muchas ocasiones no entendemos la razón por la que ocurrió algo que provocó dolor. Como seres humanos, sin embargo, debemos de darle un sentido para poderlo hacer más llevadero.


¡Pésima noticia! Pero verdadera: no hay crecimiento sin dolor. Cuando nos enfrentamos a problemas, el cerebro incrementa sus conexiones neurológicas, emocionalmente nos hacemos más fuertes, combatimos el narcisismo, tan natural en los humanos. En fin, si sabemos aprovechar y APRENDER de esta mala temporada, manejaremos el futuro con mayor sabiduría y eficacia.


No es bueno rendirse al dolor. Ya sea físico o emocional, es importante detectar la causa de nuestro malestar, para después aprender maneras de manejarlo mejor. Porque a veces el dolor se quita, pero en ocasiones permanece para siempre. No hay vida sin sufrimiento, y esa es la clave para poder disfrutar de los momentos de alegría. Pero el dolor crónico puede causar severas depresiones. Hay que tratarlo pronto y efectivamente para reducir sus efectos lo antes posible.


Uno de los aspectos de la vida más difíciles de entender es el del dolor, el sufrimiento. ¿Por qué existe?, ¿por qué tenemos problemas, tristezas, complicaciones? La respuesta es siempre difícil y nunca completamente satisfactoria, pero la única manera de salir adelante, es otorgándole un propósito a la tragedia que estamos viviendo. Si no sabemos el por qué, tenemos que encontrar el para qué, para reencontrar nuestro camino hacia la recuperación y la paz interior.