Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: premios


Existen muchas motivaciones por las que les damos regalos a nuestros hijos, pero siempre es importante tener presentes ciertas consideraciones para no perder de vista nuestro objetivo principal como padres: su formación integral.


¡Lo hiciste muy bien, hijito! Toma 20 pesos… Esto, evidentemente, es un reforzamiento inmediato. Al parecer, motiva a que el pequeño repita la buena conducta y a ganarse el dinero haciendo lo correcto. Entonces, ¿POR QUÉ NO DEBE DE HACERSE? Las consecuencias de dar premios en efectivo son serias y negativas. Es importante conocerlas para evitar hacer un daño permanente en la formación de los hijos.


Desde luego, es importante reforzar positivamente los logros y buenos comportamientos. Claro que es necesario alagar a quien está tomando buenas decisiones, especialmente si somos responsables de su formación. Sin embargo, las líneas no son siempre claras y podemos estar creando pequeños (o grandes) monstruos que exijan una recompensa si queremos que se conduzcan adecuadamente. Lo que al principio puede ayudarnos a obtener los resultados deseados, muy rápidamente actuará en nuestra contra.


Como papás, a veces es difícil definir premios y castigos adecuados para los comportamientos de nuestros hijos. Escuchamos sugerencias o recordamos los mismos que utilizaron nuestros propios padres durante nuestra infancia. Sin embargo, no siempre estamos seguros de que ha tenido el efecto adecuado y que tendrá los resultados esperados. ¿Hay parámetros para determinar lo que es un buen premio o castigo en la formación de los hijos?