Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: relaciones sociales


Saber detectar las emociones en otros es una parte fundamental de la inteligencia, y una que juega un papel primordial en tu capacidad de construirte un ambiente de convivencia armónico.


Obviamente cada una de tus identidades se suma a quien eres tú como persona. Es fundamental que haya un hilo conductor que las una para que haya congruencia en tu vida.


Siendo seres sociales, las personas tenemos un fuerte impulso por pertenecer al grupo con el que nos sentimos identificados. Pero también es cierto que, durante el proceso de maduración hacia convertirse en adulto, de manera pasajera un joven puede compartir con diversas tribus urbanas, o algún grupo en el que finalmente no se quedará.


Todos necesitamos de los otros para sobrevivir. “El hombre es un ser social”, ¿recuerdan? Los vínculos con nuestra pareja, familia y amigos es lo que nos permite sentir que pertenecemos, que somos parte de un grupo que tiene importancia en nuestra vida. De que somos aceptados y necesitados. Esto le da gran sentido a nuestra existencia. Sin embargo, ¿cómo podemos saber si la dependencia que tenemos a una persona o a un grupo no es sana?


Es una tendencia cada día más popular en todas partes del planeta. Comunidades cibernéticas en donde uno vive una vida muy semejante a la real. Es temprano para ver el impacto que tendrá en nuestras vidas, pero el impresionante número de usuarios amerita que nos detengamos a reflexionar sobre esta nueva área de entretenimiento.


Nuestra vida diaria puede verse completamente trastornada por alguna persona que no nos cae bien. Las razones pueden tener o no fundamento, sin embargo el obstáculo que significa esta relación interfiere con nuestra capacidad de trabajar eficientemente o de llevar una convivencia tranquila y feliz. Aquí, al parecer, ya no depende de nosotros, sino de la incapacidad de una persona para saber comportarse o hacer las cosas como deben realizarse. ¿Cómo manejar una situación que aparentemente está fuera de nuestro control?


¿Quiénes son nuestros amigos? ¿Realmente la amistad es una relación entre dos almas gemelas, en la que los estilos se complementan perfectamente? Y, un poco más allá, ¿podemos ser verdaderos amigos de nuestro cónyuge, de nuestros papás, de nuestros hijos? ¿Qué distingue todas estas relaciones, de manera que podamos saber en cuáles tendremos una amistad fructífera, real, que enriquezca nuestra vida y nos ayude a mejorar como personas? Respondiendo estas preguntas, será más sencillo reconocer la función de cada una de las personas que nos rodean, así como el aceptar los defectos o manías que nuestros verdaderos amigos tienen, que los distinguen y los hace especiales y únicos.


Con frecuencia creemos que la felicidad en nuestra relación, con nuestros hijos, con el resto de la familia y amigos, requiere de una modificación radical en nuestras vidas, pero la experiencia ha mostrado que el cambio de actitud es la diferencia fundamental que logrará que reencontremos el camino a una convivencia más feliz con quienes queremos.