Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: resentimiento


No es raro encontrar adultos que, a pesar de los años, siguen cargando con profundos resentimientos de la manera de ser de sus padres o la forma en la que fueron criados, y dicen que no los pueden perdonar. ¿Qué actitud tener en esos casos?


Las diferencias, las discusiones, el cansancio, la rutina… muchos elementos que pueden provocar resentimientos. Como manejes tus sentimientos será determinante para la calidad de tu relación.


Es natural que a los hijos les molesten nuestras peticiones y reglas de la casa, sin embargo, cuando los problemas son mayores, en algunos casos surge el resentimiento en los niños, lo que complica la relación con sus padres. ¿Qué hacer?


El rencor consume gran parte de nuestra energía. Es una fuerza poderosa que se va adueñando de nuestras distintas actividades, hasta que sencillamente no nos deja vivir. Lo peor es que ni siquiera es útil. No soluciona el problema que lo provocó, no suele ser efectivo para manipular a los demás, aleja a quienes nos rodean y hasta provoca enfermedades que pueden ser graves. Entonces, ¿para qué seguir guardando un resentimiento contra alguien, incluso si se lo merece?


Es una forma muy cómoda de defenderse. Elimina toda responsabilidad sobre los daños ocasionados por nuestra propia conducta, y por supuesto, no exige esfuerzo alguno, porque, ¡la culpa de que yo haga algo malo es de otro! Es un arma frecuentemente utilizada en el matrimonio, y tristemente ocasiona resentimientos y alejamiento en la pareja, que con el tiempo dificulta seriamente una reconciliación.


Es imposible que algún día superemos a toda la humanidad en inteligencia, riqueza, hermosura, sabiduría, etc. Siempre habrá alguien mejor que nosotros en cualquier aspecto de la personalidad o de la vida. La envidia es uno de los sentimientos más inútiles que existen, pero tan presente hoy en día, como lo ha sido desde el principio de la humanidad. Suele provocar lástima en uno mismo (“¿Por qué no me pasa eso a mí?”) y resentimientos que nos alejan de quien deberíamos de mantener como modelo de conducta. Es una forma muy patética de ser.


Con frecuencia creemos que, para asegurar que la falta no se vuelva a cometer, debemos “castigar” a quien nos hirió con unos días más de indiferencia, frialdad y alejamiento, a pesar de que ya hubo disculpas, arrepentimientos e intenciones de reparar el daño. Esta estrategia de alargar el castigo desgasta la relación y nos vuelve personas resentidas y vengativas. Tengamos claro cuál es el objetivo de una discusión, y cuando lo alcancemos, levantemos la bandera de la paz.


Es una manera, a veces nada sutil, de ejercer presión. Es una manifestación de un claro deseo de control. Es, sencillamente, una agresión pasiva. La manipulación emocional suele provocar mucho resentimiento y acaba por deteriorar seriamente una relación de cualquier tipo. Debemos mostrar la madurez e inteligencia suficientes para manejar los problemas de frente, sin escondernos en falsos sentimentalismos.  


¿Qué moraleja nos deja la historia de la bolsa de papas que podamos aplicar en nuestra vida personal o familiar? ¡Encuentra la respuesta en Pregúntale a Mónica!