Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: sentimientos


No siempre es fácil identificar claramente si lo que estamos sintiendo por otra persona es verdadero amor o no. ¿Cómo evitar engañarnos a nosotros mismos?


Las diferencias, las discusiones, el cansancio, la rutina… muchos elementos que pueden provocar resentimientos. Como manejes tus sentimientos será determinante para la calidad de tu relación.


Sentir remordimiento no es agradable; pero si lo estás sintiendo, tienes en tu poder un gran herramienta para mejorar tu futuro. ¿Quieres saber por qué? ¡Escucha este episodio!


Las hormonas, especialmente las femeninas, explican mucho sobre nuestro estado de ánimo. Conocer su impacto en nuestra vida diaria es importante tanto para hombres como para mujeres, ya que este aprendizaje facilitará la convivencia de ambos sexos.


El suicidio siempre deja, entre quienes rodeaban a quien lo comete, una tormenta de sentimientos de culpa y tristeza:  “¿Cómo no me dí cuenta de las señales?”, “¿Cómo pude evitarlo?” Preguntas imposibles de contestar, pues el evento, tristemente ya ha ocurrido. Lo que se necesita alcanzar, poco a poco, para honrar la memoria del que ya no está, es el de recordarlo en sus buenos momentos, los alegres, los que nos permitirán encontrar paz interior.


Es imposible que algún día superemos a toda la humanidad en inteligencia, riqueza, hermosura, sabiduría, etc. Siempre habrá alguien mejor que nosotros en cualquier aspecto de la personalidad o de la vida. La envidia es uno de los sentimientos más inútiles que existen, pero tan presente hoy en día, como lo ha sido desde el principio de la humanidad. Suele provocar lástima en uno mismo (“¿Por qué no me pasa eso a mí?”) y resentimientos que nos alejan de quien deberíamos de mantener como modelo de conducta. Es una forma muy patética de ser.


Cuando estamos en medio de un problema, e involucramos intensamente a los sentimientos, la objetividad suele perderse en el camino. Y, desafortunadamente, esta es una fórmula para el desastre. Agrandar o disminuir la verdadera proporción de una situación puede llevarnos a terminar más lastimados y sin ninguna posibilidad de hacer un análisis adecuado para tomar la mejor decisión.


Los sentimientos no se pueden controlar. Hay cosas que nos provocan alegría, tristeza, enojo… como una reacción a lo que sucede. Lo único que podemos manejar, es la forma en que estos sentimientos se expresan. La conducta que elegimos tener ante uno de estos sentimientos, es lo que define a una persona de carácter, con autocontrol suficiente para saber cuándo y en donde es adecuado mostrar lo que está sintiendo. Este proceso se aprende, dentro de la familia, desde la infancia hasta la juventud.


Por supuesto que nuestra condición de seres humanos nos permite tener sentimientos, todos ellos necesarios para apreciar cada momento de nuestra existencia. Sin embargo, cuando estos sentimientos se vuelven centro y motor de nuestra vida y dejamos de sentir para sólo consentir, nos encontramos atrapados en un mundo de situaciones cambiantes, cuya veleta es el humor con el que nos encontramos en un momento determinado. Debemos ser dueños de nuestros sentimientos, no esclavos de ellos.