Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: valores


¿Qué hacer cuando tu hijo adulto no tiene tu mismos valores de vida personal o profesional? ¿Qué actitud y acciones concretas podemos tomar como padres? ¡No te pierdas este episodio!


La empatía, la consideración y la atención a las necesidades del otro, se educan. Tienen la enorme ventaja de fortalecer la autoestima y de preparar a los hijos para ser parte indispensable de un mundo en donde la amabilidad y la generosidad son tan necesarios.


Por supuesto, a través de los valores es que nos hacemos un marco de referencia desde el cual manejamos la vida. Se aprenden desde la primera infancia y hay muchas maneras en que podemos propiciar el aprendizaje de los valores universales que le ayudarán a nuestro hijo a construirse un destino feliz.


Aunque a veces queremos que nuestros hijos permanezcan pequeños, alegres e inocentes, la verdad es que los años pasan rápidamente y, sin darnos cuenta, un día son unos jóvenes a punto de salir al mundo a construir su propio destino. Por esta razón, es indispensable estar siempre conscientes de la formación que les estamos dando en la infancia, enseñándoles buenos hábitos y fortaleciendo sus valores, para que sea a partir de la adolescencia que podamos empezar a notar los resultados de nuestro esfuerzo.


Es curioso como con frecuencia nos comportamos de una manera liberal, que deja en claro que no estamos de acuerdo con ciertas tradiciones, para después querer seguir al pie de la letra los ritos de una ceremonia específica. La congruencia, incluso en este tipo de asuntos, nos permite fortalecer la manera en que sostendremos nuestros principios y marco de valores en las vicisitudes de la vida.


Cada país del planeta tiene una fecha en donde todos sus habitantes se sienten unidos por un lazo común. Sin importar diferencias físicas, sociales o ideológicas, se saben provenientes de una misma historia, de un mismo origen, una misma patria. Y este es un valor que debe promoverse en la familia, desde la más temprana edad de nuestros hijos.


El diccionario define la honradez como “Rectitud de ánimo, integridad en el obrar, respeto por las normas que se consideran adecuadas”. No es posible ser honrado en algunas ocasiones. O lo eres SIEMPRE, o sencillamente no eres honrado. Pero el practicar esta virtud nos ayuda a vivir con congruencia, a hacer las cosas de acuerdo a nuestras creencias. Esto trae consigo gran paz interior, motor primario para la felicidad en la vida.


En esta época no nos podemos dar el lujo de no conversar con nuestros hijos sobre el tema de la sexualidad. Hay tanta información disponible para ellos, que es indispensable que nos aseguremos que les estamos transmitiendo nuestros valores y principios en el manejo de lo que será una de las decisiones más importantes de su vida: la relación de pareja.  


La sexualidad involucra a la persona completa: cuerpo y mente, carne y espíritu. Por esta razón, la formación en sexualidad debe iniciarse desde los primeros años de los hijos, dando la información adecuada, de acuerdo a su edad. Cualquier libro puede darles los conocimientos básicos sobre la sexualidad. Sólo los padres pueden infundir los valores y principios fundamentales para su buen manejo.  


Caminar por la vida por la vereda menos transitada, tiene sus inconvenientes. Frecuentemente los demás critican lo que no entienden o no están de acuerdo. La sensación de nadar contra la corriente en la defensa de nuestros valores, de la manera en que educamos a nuestros hijos, de la manera en que vivimos en general, llega a ser frustrante y cansado. En este programa, Mónica Bulnes de Lara busca alentar a quienes se encuentran en estas situaciones, además de tratar otros aspectos de la vida familiar o personal del auditorio.