Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: voluntad


Hay cosas que nos cuestan mucho trabajo pero que sabemos que es bueno hacerlas regularmente en nuestra vida. La ciencia nos propone un método muy sencillo y eficaz para instalar un nuevo hábito… ¡escucha este episodio!


Quienes sufren de una conducta obsesiva saben que no es tan fácil deshacerse de los vicios. No se trata solamente de tratamiento con fármacos o sólo del ejercicio de la voluntad. Es un proceso largo que requiere de una estrategia concreta de continuará por el resto de la vida, pero con la real posibilidad de que la persona que la mantenga podrá construirse un destino feliz.


Todos conocemos la teoría de qué alimentos debemos comer y cuáles evitar o ingerir con más moderación. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, no es un asunto de desconocimiento, sino de falta de voluntad. Sencillamente, no queremos hacerlo, porque cuesta demasiado trabajo. Las consecuencias personales vendrán solas, pero ¿y las familiares? ¿Cuántas generaciones después de la mía se verán afectadas por mis hábitos alimenticios?


Los instintos son imposibles de controlar. Existen para asegurar nuestra supervivencia y se han mantenido por siglos enteros, inamovibles, a pesar de los procesos evolutivos que han ocurrido en el ser humano. Los impulsos, sin embargo, son otra historia. Pueden ocurrir en cualquier momento, pero están sujetos a nuestra voluntad. Mientras tengamos este hecho claro, podemos estar al mando de lo que sentimos, para hacer lo que sabemos que es lo mejor para nosotros.


El apetito sexual, es decir, el deseo de tener relaciones sexuales, es una característica que compartimos con el resto de los seres del reino animal. Sin embargo, nos distingue como siempre el ejercicio de nuestro raciocinio y voluntad para que, a pesar de las fluctuaciones normales debido a factores como la edad, el estrés, cambios hormonales, etc., podamos controlarlo para establecer relaciones comprometidas y duraderas.