fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: monotonía


Subidas y bajadas. Buenas épocas y etapas de monotonía. Todo esto es normal dentro de la relación de pareja, pero si te descuidas, sin que nada pasa en realidad, el aburrimiento puede provocar el fin de tu matrimonio.


La relación de pareja puede ser tan intensa que puede provocar conductas poco sanas para los involucrados, como la obsesión. O puede convertirse en algo tan monótono y rutinario que te preguntas si vale la pena continuar juntos pues todo parece indicar que murió el amor.


Llega una edad en que la cosa se complica. Nuestros hijos son adultos, llevamos muchos años de casados, somos mayores y nuestro cuerpo empieza a tener dolores e incomodidades en lugares que no sabíamos que existían. Y como además la rutina suele volverse agotadoramente monótona, tenemos que redoblar esfuerzos para mantener nuestra relación cercana y divertida. No nos confiemos. El tiempo juntos no es garantía de permanencia; siempre hay que hacer cosas nuevas y agradables para mantener la «chispa» viva en nuestro matrimonio.


No podemos evitar la rutina y monotonía en cualquier relación. Después de un tiempo de matrimonio, con la presión de cumplir con responsabilidades y estar a la altura de las obligaciones propias de hacerse cargo de una familia, es difícil para la pareja el mantener la chispa que hace de un matrimonio algo divertido y variante. Sólo el “factor sorpresa” podrá darle a la pareja, el giro que su relación requiere para mantenerse unida, cercana y feliz.  


La rutina y la monotonía suelen ser causas poderosas para la terminación de un matrimonio. A simple vista, no pasa nada. En algunos momentos, la pareja da la impresión de estar unida y feliz. Sin embargo, la lenta muerte del amor que sienten entre ellos se hace evidente con la disminución de las conversaciones, con el menor interés en las actividades del otro y, lo peor, la pérdida absoluta de la disposición para luchar por su relación. ¿Hay esperanza para el matrimonio que sufre del desgaste natural de una convivencia prolongada? ¿Se puede recuperar la “chispa” y el entusiasmo de una pareja que se conoce todos los defectos y manías?