Enviame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: salud


Todos vivimos muchos duelos, muchas pérdidas (de seres queridos, de salud, de trabajos, etc) en el transcurso de nuestra vida, y la experiencia es distinta en cada uno de ellos.


Los resentimientos son una carga pesada que afecta la salud física, emocional y psicológica de quienes los sufren. ¿Cómo manejarlos mejor?


Nuestro hijo se porta mal por una temporada o tenemos problemas de pareja o nos sentimos desanimados por varios días… ¿nuestra vida está en problemas? Recordemos el dicho: una golondrina no hace un verano.


Según recientes estudios, que tu pareja sea feliz te hace más sano. ¿Qué tiene que ver la felicidad de tu pareja con tu salud? ¡Escucha este episodio!


Cuando una persona es diagnosticada con una condición o enfermedad crónica, su vida habrá cambiado para siempre… pero ¿quién dice que esto es una mala noticia?


El cuerpo y las emociones están estrechamente conectados, por lo que un intenso enojo, una enorme alegría o una profunda tristeza pueden provocar malestares físicos que no se deben ignorar.


Ya en otros episodios hemos hablado de las ventajas de una vida sexual sana en la relación de pareja. En esta ocasión, hablamos de otro enorme beneficio que conlleva tener intimidad física con quien compartimos nuestra vida.


Está comprobado: tu estado emocional impacta tu estado de salud. Tus reacciones tienen una respuesta fisiológica que pueden dejar huella en tu condición física, hasta el nivel de enfermarte. En este episodio comentaremos algunas de las emociones negativas que pueden dañar tu cuerpo.


Elige cosas sanas. No se trata de comer más fruta y verdura, sino de ir formando un nuevo hábito, uno que pueda construirte la vida que deseas. Como todo hábito, requerirá de tiempo, pero sobre todo, de tu capacidad de distinguir y elegir lo que sea mejor para tu relación de pareja, para tu vida familiar y tu vida personal.


Todos conocemos la teoría de qué alimentos debemos comer y cuáles evitar o ingerir con más moderación. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, no es un asunto de desconocimiento, sino de falta de voluntad. Sencillamente, no queremos hacerlo, porque cuesta demasiado trabajo. Las consecuencias personales vendrán solas, pero ¿y las familiares? ¿Cuántas generaciones después de la mía se verán afectadas por mis hábitos alimenticios?



Página 1 de 212