fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: cambiar


Muchas veces, cuando discutimos con la pareja, tenemos la “no-tan-oculta” esperanza de que haga las cosas como queremos o la queremos cambiar y que se convierta en la persona que yo creo que debería de ser… Esfuerzo inútil.


SABES lo que tu relación necesita. CONOCES lo que le hace falta a tu pareja. Y aún así no estás dispuesto(a) a trabajar en mejorar la situación. ¿Y ahora, qué?


No solo ya se sabe que el cerebro es «plástico», renovando nuevas conexiones y aprendiendo constantemente, hasta el último día de nuestra vida. Ahora también es conocida la capacidad de la mente para modificar actitudes y conductas que pueden, sorprendentemente, llegar a provocar un cambio neurológico definitivo… ¡buenas noticias para quien quiera cambiar algo que no le gusta de sí mismo!


Lo hemos oído en repetidas ocasiones: «Nunca es tarde para cambiar», pero a veces las circunstancias son tan abrumadoras que estamos convencidos que ya no hay vuelta atrás. Si te encuentras en esta situación, frente a ti se presentan dos opciones… ¿Quieres saber cuáles son? ¡No te pierdas este episodio!


Con frecuencia queremos definir las características de un problema al determinar quién tiene la culpa de la situación. Parece que designar culpables la culpa es la manera más clara de saber quién debe disculparse, quién debe cambiar y quién es la «víctima inocente» de la falta cometida. El problema es que en la vida real no se dan casos tan tajantes como para definir con certeza quién cometió la primera falta.


Nunca es tarde, cualquier momento es bueno para empezar algo bueno. No hay que esperar a que suceda un evento específico o sea una fecha determinada. Si algo te molesta de tus hábitos o actitudes, ESTE es el momento para iniciar el cambio.  Poco a poco, con esfuerzo, pero si lo haces con determinación, serás la persona que deseas ser, y construyendo el ambiente en el que quieres vivir.


No hay nada más difícil que reconocer que somos los primeros en necesitar cambiar para que nuestra vida mejore. No hay nada más difícl que hacer los primeros pasos para que esta modificación de nuestra conducta, de nuestras actitudes, suceda. No hay tarea más difícil que el cambio.  


Con frecuencia creemos que la felicidad en nuestra relación, con nuestros hijos, con el resto de la familia y amigos, requiere de una modificación radical en nuestras vidas, pero la experiencia ha mostrado que el cambio de actitud es la diferencia fundamental que logrará que reencontremos el camino a una convivencia más feliz con quienes queremos.


Tendemos a creer que nuestra felicidad depende de los demás. “Si el otro llega a cambiar, yo estaré feliz, ya que es su conducta la que me entristece.” ¿Cómo entonces mejorar mi relación? ¿Cómo hacer que el otro cambie para solucionar los problemas en mi matrimonio? ¿Es esto posible? En el programa de hoy trataremos de encontrar respuesta a todas estas preguntas.