fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: fortaleza de caracter


Las privaciones proporcionan habilidades y fortalezas indispensables que alimentan el carácter positivo de los niños; por eso es bueno que no lo tengan todo. Revista:   Sonríe Mamá. Edición:  octubre de 2016. Autor:     Mónica Bulnes de Lara.


El cumplimiento de nuestro deber y nuestros compromisos depende de nuestra fortaleza de carácter y la firmeza de nuestros principios. Pero, además, la actitud con la que lo hagamos, le dará el verdadero valor que conlleva el adquirir responsabilidades que nos hagan crecer como personas. La felicidad se encuentra cuando nos hemos comportado con congruencia y honor, enriquecida por el esfuerzo que requirió haber logrado tan digna meta.


Se dice que el fin justifica los medios; ¿es así? Esta es una de las preguntas más difíciles que nos podemos hacer, pues se pone a prueba la claridad de nuestras convicciones y la fortaleza de nuestro carácter. Las decisiones importantes hay que tomarlas con calma, analizando nuestras verdaderas intenciones y las ventajas y desventajas de obtener lo que deseamos, para después, en un honesto examen de conciencia, definir si es la manera íntegra de proceder o no.


Hacer lo correcto es a veces la prueba más difícil para las buenas personas. Al evadir el enfrentamiento, o al callar por temor a lastimar a alguien que está cometiendo una injusticia contra alguien más, estamos permitiendo que el daño persista. Es así como podemos ser instrumento de abusadores, aprovechados, criminales. El villano sólo requiere del silencio del temeroso para seguir lastimando. Sólo con valor, podemos detener el avance de la maldad.


En pocas palabras, somos lo que hacemos de nosotros. La visión que tenemos de la vida, y la actitud de los acontecimientos que nos suceden pueden irse modificando de manera que podamos enfrentarlas con más optimismo y entusiasmo. Pero como cualquier habilidad, requiere de práctica para fortalecerse y permanecer en nuestro repertorio de respuestas.


Muchas relaciones se ven innecesariamente afectadas por una interminable lucha de poder. Padres e hijos, matrimonios, amistades, compañeros de trabajo… La sensación de haber ganado una discusión, de decir la última palabra o sentir al otro vencido, es lo que termina con la relación y nuestra paz interior. Se necesita gran fortaleza de carácter para superar este ciclo vicioso que nos terminará dejando solos y amargados.


Lo lógico sería tener miedo por sentirnos mal, pero sorprendentemente decidimos quedarnos en una situación dañina, por el miedo que nos da lo desconocido, lo que será nuestra vida si nos liberamos de lo que nos lastima. ¿Cómo vencer este obstáculo para construir una vida mejor?