fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: alimentación


No siempre es sencillo y muchas veces nos tardamos en identificar las señales que terminan por confirmar que un hijo sufre de un desorden alimenticio. ¿Cuáles son estas señales?


Tema delicado: el sobrepeso de tu hijo. ¿Cuál es la mejor estrategia? ¿Hablarlo sinceramente? ¿Decirle “indirectas”? ¿Guardar silencio? ¡No te pierdas este episodio!


¡Cómo desespera a sus padres un niño que no quiere comer! Tratan trucos, enojos, juegos y amenazas… ¡y nada! Pero, ¿verdaderamente no hay nada qué hacer? De hecho, muchos especialistas ofrecen ideas sencillas y prácticas que pueden orientar a los padres frustrados del mundo.


Los desórdenes alimenticios son un problema de vida o muerte, por lo que quienes sufren de alguna de estas condiciones deben ser atendidos con rapidez y profundidad, apoyados por un especialista (o varios) en el tema. Es importante recordar que la anorexia, la bulimia, la obesidad o cualquier otro problema relacionado con la alimentación, tiene fundamento en la relación con la familia de origen y, por esta razón, tienen una fuerte connotación emocional.


Todos conocemos la teoría de qué alimentos debemos comer y cuáles evitar o ingerir con más moderación. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, no es un asunto de desconocimiento, sino de falta de voluntad. Sencillamente, no queremos hacerlo, porque cuesta demasiado trabajo. Las consecuencias personales vendrán solas, pero ¿y las familiares? ¿Cuántas generaciones después de la mía se verán afectadas por mis hábitos alimenticios?


El sobrepeso y la obesidad son un problema que tiene índices preocupantes a nivel internacional. Y, como es en la familia en donde se aprenden los hábitos alimenticios, es importante recordar uno de los principios básicos que ayudan a mantener una relación sana con la comida, de tal manera que no se convierta en un factor que nos dificulte el control de nuestra manera de comer.


Anorexia, bulimia, obesidad… Los desórdenes alimenticios adquieren variadas formas y expresiones. Afortunadamente ya existen múltiples instituciones dedicadas a atender estas condiciones, por lo que lo difícil consiste en admitir que se tiene un problema, para atenderlo adecuadamente. Entonces, ¿cómo saber si los síntomas que tenemos son propios de un desorden alimenticio?