fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: consecuencias negativas


Son el amor de nuestra vida. Son tiernos y simpáticos. Queremos que nunca pasen por las carencias y problemas que nosotros pasamos. Todas estas son buenas razones, pero no las suficientes para justificar el darle todo a los hijos, ya que origina fuertes consecuencias negativas que duran hasta la vida adulta.


¡Lo hiciste muy bien, hijito! Toma 20 pesos… Esto, evidentemente, es un reforzamiento inmediato. Al parecer, motiva a que el pequeño repita la buena conducta y a ganarse el dinero haciendo lo correcto. Entonces, ¿POR QUÉ NO DEBE DE HACERSE? Las consecuencias de dar premios en efectivo son serias y negativas. Es importante conocerlas para evitar hacer un daño permanente en la formación de los hijos.


Las relaciones de pareja tienen muchas maneras de expresar problemas. No necesariamente es a base de gritos y discusiones que los cónyuges dejan claro su disgusto por el otro. Una de los tratamientos más dolorosos y devastadores para la pareja, es el de hacerle la guerra fría: ignorar al otro, tratarlo con desprecio y frialdad. Sus consecuencias suelen terminar con la relación y suelen tener un impacto fuerte y duradero hasta en los hijos.


No es necesario aclarar que todos somos diferentes. Lo sabemos y es evidente. Sin embargo, conciente o inconcientemente, solemos hacer comparaciones del desempeño escolar o el comportamiento de alguno de nuestros hijos, con uno de sus hermanos, otro familiar o amistades y conocidos. Esta actitud no consigue resultados positivos, y frecuentemente ocasiona resentimientos y mayores frustraciones.  


Cuando la crisis en la relación sucede, los sentimientos pueden ser sumamente intensos. La tristeza, la ira, el miedo y hasta la sed de venganza, pueden invadir a una persona lastimada. Los hijos suelen ser un arma de fácil acceso para desquitarse del daño provocado, teniendo consecuencias devastadoras para ellos. Protegerlos debe ser nuestra prioridad.  


Una de las situaciones que nos resultan más vergonzosas y difíciles de sobrellevar, es el ser descubiertos en una mentira. Si las consecuencias suelen ser tan desastrosas, ¿por qué mentir? La respuesta evidente es el logro a corto plazo de un objetivo. Sin embargo, la relación con la persona a la que le mentimos (la pareja, los padres, el jefe, los amigos…), se verá por siempre dañada, y, si sobrevive, nunca volverá a ser la misma. El miedo a enfrentar la verdad puede ser una fuerza poderosa para mentir pero, ¿vale la pena el riesgo de perder a quien queremos?