fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: empatía


La empatía, la consideración y la atención a las necesidades del otro, se educan. Tienen la enorme ventaja de fortalecer la autoestima y de preparar a los hijos para ser parte indispensable de un mundo en donde la amabilidad y la generosidad son tan necesarios.


Una de las mejores estrategias para tener relaciones armónicas con quienes te rodean, es la de no dejarte envolver por situaciones que no puedes cambiar, ni quedarte pegado en ellas. No significa que no te preocupes por los demás o que no seas empático, pero tampoco se trata de entrar en un estado emocional que puede, incluso, empeorar la situación.


Una de las características que nos hacen realmente personas, es nuestra capacidad de entender lo que otro está sintiendo, y poder experimentar la emoción que esa persona está viviendo en ese momento. Por esta razón, es fundamental educar la empatía en nuestros hijos desde la más temprana edad.


Existen muchas maneras de expresar cariño. Puede ser con ternura, no necesariamente hay que decirlo en voz alta. Sólo tener la capacidad de conmoverse por algo y expresar empatía, es el primer paso para demostrarles a nuestro cónyuge, nuestros hijos, nuestros familiares y amigos, que significan mucho para nosotros, y que estamos dispuestos a dar un verdadero testimonio de nuestro amor.


La única manera de fomentar una actitud positiva, es forzando a nuestros pensamientos a ver el lado amable de cada circunstancia. A pesar de que nuestro primer impulso sea la crítica y el pesimismo, debemos hacer el ejercicio conciente de modificar este hábito, con el fin de que, poco a poco, crezca la comprensión del otro, la empatía por nuestros semejantes, y, por consiguiente, la paz interior que complementa la felicidad personal.  


Cuando hemos optado por un camino en la vida, y con el fin de encontrar una tranquilidad interior que nos ayude ser felices, es indispensable ver más allá de nosotros mismos y considerar a los demás en nuestra toma de decisiones. No somos solos. Siempre estamos rodeados de seres queridos y personas que se verán afectadas por nosotros y que podrán ayudarnos o entorpecernos el camino a la felicidad. Sólo actuando con consideración y empatía, podremos estar seguros de tomar decisiones más inteligentes y humanas, que incluyan a todos los miembros de nuestra vida personal y que nos garantizará mayor paz interior y un mejor futuro para todos.