fbpx
Envíame
tu Pregunta
Último
Episodio

Etiqueta: rutina


La desmotivación o la sensación de descontento en general son una enorme señal de alerta de que necesitamos un cambio. Una transformación, grande o pequeña, requiere de varios pasos.


Las diferencias, las discusiones, el cansancio, la rutina… muchos elementos que pueden provocar resentimientos. Como manejes tus sentimientos será determinante para la calidad de tu relación.


Cuando la rutina se instala en el trabajo y no hay nuevos proyectos; cuando la novedad ha pasado; cuando llevamos muchos años haciendo lo mismo… suele perderse el entusiasmo por nuestra actividad profesional. ¿Puede evitarse?


La relación de pareja puede ser tan intensa que puede provocar conductas poco sanas para los involucrados, como la obsesión. O puede convertirse en algo tan monótono y rutinario que te preguntas si vale la pena continuar juntos pues todo parece indicar que murió el amor.


En ocasiones nos complicamos la vida de tal manera, que no nos damos cuenta de lo rebasados que nos sentimos hasta que el cuerpo nos detiene con una reacción que nos hace sentir enfermos, que puede manifestarse como una crisi de ansiedad. Lo curioso es que nosotros fuimos, poco a poco, construyendo esta rutina que ahora nos agobia. Pero la buena noticia es que, de la misma manera, NOSOTROS podemos cambiarla para mejorar nuestra vida.


Las vacaciones, por largas o cortas que sean, tienen el propósito de ayudarnos a recuperar energía perdida en las que son nuestras responsabilidades y rutina diarias. No es no hacer nada, sino hacer algo diferente de lo que cotidianamente hacemos. No se necesita viajar largas distancias, en la comodidad de la casa se pueden planear unas estupendas vacaciones que den oportunidad a gran convivencia familiar.  


No podemos evitar la rutina y monotonía en cualquier relación. Después de un tiempo de matrimonio, con la presión de cumplir con responsabilidades y estar a la altura de las obligaciones propias de hacerse cargo de una familia, es difícil para la pareja el mantener la chispa que hace de un matrimonio algo divertido y variante. Sólo el “factor sorpresa” podrá darle a la pareja, el giro que su relación requiere para mantenerse unida, cercana y feliz.  


Cuando a través de los años notamos que nuestro deseo sexual ha disminuido, afectando nuestras relaciones de pareja, tenemos que hacer algo al respecto. No podemos abandonar el asunto, aceptando el hecho como una condición más de la rutina matrimonial, como la consecuencia lógica del cansancio cotidiano o como una característica más de la  edad que tenemos. Las relaciones sexuales forman una parte invaluable de nuestra vida en pareja, que debemos valorar y proteger para el fortalecimiento de nuestro matrimonio.  


Como todo en la vida, la rutina puede traer grandes beneficios a la vida familiar, pero también puede ser sumamente desgastante para la relación de pareja. Entonces, ¿cómo lograr los aspectos positivos de la rutina, sin caer en lo tedioso y aburrido que resulta hacer siempre lo mismo? La creatividad  y el buen humor suelen ser nuestras mejores herramientas.


Comprobado por cientos de investigaciones, es un hecho que es conocido por todos: la risa es salud. Es entonces que, así como tratamos de beber nuestros 8 vasos de agua diarios, o hacemos por lo menos 30 minutos de ejercicio tres veces por semana, deberíamos también tener la “rutina” de reírnos por lo menos una vez al día. ¡Todos tenemos razones para sonreír! Y parte de la diversión es buscar estos momentos y ¡soltar una buena carcajada!



Página 1 de 212